Google+ ranktrackr.net

domingo, 31 de agosto de 2014

GÉNERO Y DESIGUALDAD: ¿SIGUE VIGENTE EL MODELO PATRIARCAL? (y IV)

Hacia la Superación de los Géneros

Con una visión un tanto optimista de la realidad que vivimos, podríamos pensar que estos modelos de ser mujer y de ser varón -de los que hemos hablado en las entradas anteriores sobre Género y Desigualdad- se han superado. Que el patriarcado no existe (al menos en el mundo occidental "desarrollado", porque el machismo es cosa de pobres e incultos) y vivir la ilusión de una sociedad justa e igualitaria. Y entonces, ¿por qué la tasa de desempleo femenino es más elevada que el masculino? ¿Por qué los salarios de los varones siguen siendo un 30% más altos que los de las mujeres en puestos de igual responsabilidad? ¿Por qué cada año mueren en nuestro país casi un centenar de mujeres en manos de sus parejas varones? ¿Por qué 7 de cada 10 hombres no realiza ninguna tarea en el hogar? ¿Cuáles son las consecuencias de esta socialización diferenciada para mujeres y hombres? ¿De estos dos modelos de identidad enfrentados?

Como estos modelos de masculinidad y feminidad han sido construidos por la sociedad, ninguna mujer puede ser nunca lo suficientemente mujer, ni ningún hombre lo suficientemente hombre. Por lo que vivimos en una frustración y conflicto permanente. 

¿Cómo puede producirse el cambio hacia una sociedad no patriarcal, no sexista y más igualitaria? Elena Simón, en su libro Democracia Vital, propone la ruptura de los pactos patriarcales y el establecimiento de una cultura de pactos de la que surgirá la democracia vital y la plena ciudadanía de mujeres y hombres:
  1. El pacto intrapsíquico o de la subjetividad, que permita la autonomía a mujeres y hombres en sus modos de ser y sentir.
  2. El pacto intragenérico (entre mujeres, entre hombres), que posibilite una equivalencia entre las personas al margen de sexo, etnia, clase, sin jerarquización.
  3. El pacto intergénero (entre mujeres y hombres), del que surge la solidaridad, la justicia distributiva de bienes materiales y no materiales (conocimiento, poder, amor y apoyo), la confianza y la seguridad, la responsabilidad mutua y compartida, el contar con el otro y saber que el otro cuenta conmigo.
En definitiva, podemos concluir que el camino hacia la superación de los géneros va encaminado a eliminar el género como sistema de organización social jerárquico, discriminatorio y opresor, contra los símbolos de lo masculino y lo femenino como mecanismos que censuran la libertad de las personas de ser como quieren ser, las normativas, la construcción de las identidades que la sostienen. Y ésta ha sido la razón de ser y el empeño de la teoría y el movimiento feminista.


BIBLIOGRAFÍA.

AMORÓS, Celia. 10 palabras clave sobre mujer. Estella: Verbo Divino, 1995.

LAGARDE, Marcela. Género y feminismo: desarrollo humano y democracia. Madrid: Editorial Horas y Horas, 1996.

MOLINA PETIT, Cristina. Debates sobre el género, 2000.

SIMÓN RODRÍGUEZ, Elena. Democracia vital. Mujeres y hombres hacia la plena ciudadanía. Madrid: Narcea, 1999.

VALCÁRCEL, Amelia. Sexo y filosofía: sobre mujer y poder. Rubí: Anthropos, 1991.

VALCÁRCEL, Amelia. La política de las mujeres. Madrid: Cátedra, 1997.