Google+ ranktrackr.net

viernes, 22 de agosto de 2014

Discurso sobre la felicidad (III). La Felicidad en Mme du Châtelet: La Pasión del Juego


Respecto de ésta, dice que se trata de una pasión que hay que reservarla para un momento de nuestras vidas en que este recurso, a falta de otros, nos resulte necesario, y ese momento lo hace coincidir con la vejez. A pesar de estar mal visto, incluso, dentro de su contexto social, la considera como una pasión que puede ayudar a la consecución de la felicidad, siempre que se sepa controlar. Su origen es, sin duda, el amor al dinero.

Para la marquesa la contribución del juego a la felicidad radica en la mezcla de temor y esperanza que lleva implícita esta pasión y que «nos hace permanentemente presa de estas dos pasiones [la esperanza y el temor] y mantiene así nuestra alma en una emoción que es uno de los grandes principios de la felicidad que llevamos en nuestro interior» (p. 110); además, parece hacer depender el grado de felicidad que procura el juego con el nivel de fortuna que se posea, es decir, cuanto más mediocre es la fortuna mayor es la felicidad que aporta la pasión del juego: «El placer que me ha procurado el juego ha servido a menudo para consolarme de no ser rica... esta idea me convenció de que debía el placer del juego a mi escasa fortuna...» (pp. 110-111).





BIBLIOGRAFÍA:


MADAME DU CHÂTELET, Discurso sobre la felicidad y Correspondencia, Edición de Isabel Morant Deusa, Ediciones Cátedra, Universitat de València, Instituto de la Mujer, Colección Feminismos, 1997.

Todas las citas están tomadas de esta fuente