Google+ ranktrackr.net

domingo, 13 de julio de 2014

Mujeres Ganadoras del Premio Nobel (XXXIX). Doris Lessing

Doris Lessing, "la escritora comprometida con la vida y con la literatura".



Premio Nobel de Literatura, en 2007.


"Me he vuelto muy intolerante con las ideologías. Pertenezco a una generación de grandes sueños, de utopías de sociedades perfectas, y lo que ha ocurrido es que ha habido mucha sangre. He observado a gente de mi generación que tenía grandes esperanzas y ahora la veo muy rezagada respecto a sus expectativas. Ya no creo en esos sueños perfectos y maravillosos."

Doris Lessing, de soltera Doris May Tayler (Kermanshah, Irán, 22 de octubre de 1919 - Londres, 17 de noviembre de 2013), que publicó también bajo el pseudónimo de Jane Somers, fue una escritora inglesa, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 2007.

Nacida en Irán, donde su padre era capitán del ejército británico; en 1924, se trasladó a Rhodesia del Sur (hoy Zimbabwe) con su familia, atraída -ésta- por las promesas de hacer fortuna como granjeros en el África colonial británica cultivando maíz, tabaco y cereales. Y allí pasó su infancia y su juventud, hasta los 30 años. Vivió una infancia problemática, condicionada por el paisaje africano y la frustración de unos padres (sobre todo, su madre) que no consiguieron realizar sus sueños. Sus recuerdos de esa época, según su autobiografía, son ambivalentes: por un lado, la educación estricta y severa de su madre; por otro, aquellos momentos en los que, en compañía de su hermano Harry, disfrutaba y descubría la naturaleza; también se sensibilizó en contra de la discriminación racial.

En lucha constante con su madre, que deseaba ser una dama eduardiana sin poder sostener ese tren de vida en una granja ruinosa, y deseando huir de su autoritarismo, Doris abandonó sus estudios en una escuela de monjas católicas, a los catorce años; y, al cumplir los quince, se fue de casa y trabajó como niñera. Continuó formándose como autodidacta, leyendo sobre todo novelistas decimonónicos y obras de política y sociología, y empezó a cultivar la literatura; trabajó en varios empleos y, con dieciocho años, se trasladó a vivir a Salisbury (actual Harare) con un empleo de telefonista; un año más tarde, se casó con el funcionario Frank Charles Wisdom (1939) y tuvo dos hijos, John y Jean; se divorció en 1943 y se unió a un grupo de ideas comunistas.

En 1944, se casó -por conveniencia- con Gottfried Lessing, un exiliado judío alemán que había conocido en un grupo literario marxista y tuvo a su tercer hijo, Peter. Comenzó a trabajar como auxiliar de clínica. Agobiada por sus inquietudes intelectuales y literarias y por el trabajo de ser esposa y madre, se divorció otra vez, aunque conservó el apellido de su esposo para publicar; y en 1949, con treinta y seis años, se trasladó al Reino Unido con el hijo pequeño, dejando en Sudáfrica con su padre a los mayores -a los de su primer matrimonio-, pues, según indicó años después, no quería desperdiciarse siendo solamente madre. 

El contacto con África y el profundo amor que sintió por esta tierra constituyó la materia narrativa de algunas de sus novelas; el tema de la emancipación de la mujer abunda también en su obra de ficción. En 1950. e instalada en Londres, ya había publicado Canta la hierba, una novela que tuvo buena acogida acerca de la vida en África, a través de la cual se opone a la política racial en años en los que el tema no era bien recibido en Inglaterra. Gracias a esa novela, y sobre todo a su tenacidad, consiguió abrirse camino en el mundillo literario londinense a lo largo de los años cincuenta, al tiempo que pasaba de manera fugaz por el Partido Comunista Británico, entre 1952 y 1956; participaba en campañas contra las armas nucleares y consolidaba su imagen de firme detractora de la segregación racial en África del Sur. 

Pero la revelación de los crímenes del estalinismo en el vigésimo Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética le hizo perder definitivamente todas sus ilusiones ideológicas y abandonó el partido en 1954; es más, al ver a los tanques soviéticos sofocar la Revolución húngara en 1956, en Budapest, expuso su desencanto político en su libro Retreat to innocence (1956). En ese mismo año, conocidas sus críticas constantes e implacables, se le prohibió la estancia en toda África del Sur y especialmente en Rodesia.

En las cinco novelas que componen la serie Hijos de la violencia desarrolló la vida de la
protagonista, Martha Quest, en el ámbito racial y social de Sudáfrica, sus esfuerzos para liberarse del círculo familiar, la disolución de su primer matrimonio (Un matrimonio convencional, 1954), vuelta al hogar (1957), Al final de la tormenta y La costumbre de amar (ambas de 1958).
"Yo solo poseo una de las menos importantes cualidades necesarias para escribir: la curiosidad".
Tras su gran éxito, la novela feminista El cuaderno dorado, de 1962, cuya estructura se presenta también como innovadora, siguió escribiendo narrativa y llenó el vacío que en su existencia había dejado el materialismo histórico con un gran interés por el sufismo, al cual conoció a través de su maestro y amigo Idries Shah, quien, además de resultar una decisiva influencia en su literatura a partir de los años 70, le ofreció prologar su libro Aprender a aprender

Aparte de demostrar ser una notable autora de narraciones breves (como en el volumen Cuentos africanos, de 1951), Lessing también incursionó en el terreno de la fantasía como ángulo de observación de la condición humana, un género definido como "space or cosmic fiction". Conopus en Argos. Archivos (1979-83) es el título de este ciclo concebido bajo las leyes de aquel género y que comprende obras como The Marriages Between Zones Three, Four and Five (1980), The Sirian Experimente (1981), The Making of the Representative for Planet 8 (1982) y The Sentimental Agents in the Volyen Empire (1983). Con este ciclo rompe con el realismo tradicional y describe acontecimientos épicos y míticos de un universo ficticio.

La obra de Doris Lessing tiene mucho de autobiografía y se inspira, a menudo, en su experiencia africana, su infancia y sus desengaños vitales, sociales y políticos, que la hicieron feminista, comunista, pacifista y anticolonialista. Los temas plasmados en sus novelas se centran en los conflictos culturales, las flagrantes injusticias de la desigualdad racial, la contradicción entre la conciencia individual y el bien común. Abarca primordialmente medio centenar de novelas y gran número de relatos cortos, aunque cultivó también ocasionalmente otros géneros (el teatro, la lírica, el ensayo, la biografía y el libreto de ópera).
"Escribir te hace más humano".

El Cuaderno Dorado

En 1962, publicó su novela más conocida, El cuaderno dorado, que la catapultó a la fama, convirtiéndola en el icono de las reivindicaciones feministas. Es un relato de sus experiencias colonialistas, sus relaciones con otras mujeres, su vida intelectual en los ambientes progresistas y marxistas de Salisbury y Londres, sus dificultades como novelista y su desencanto revolucionario, paralelo a la madurez y a la angustia ante la soledad.

Se trata, sin duda, de una de las piezas maestras de la literatura inglesa en lo que va de siglo, con su despiadado análisis de las actitudes políticas, de los tópicos y de los ritos de la vida británica tradicional. La trama, de un marcado cariz autobiográfico, gira en torno a tres temas clásicos: la necesidad de tomar un interés activo en temas políticos, la psicología de la mujer madura y el conflicto generacional. 

Lessing estructura la obra en torno a una novela corta, Mujeres libres, protagonizada por Anna Wulf, que es a su vez quien redacta los cuatro cuadernos: negro, rojo, amarillo y azul, a través de los cuales va mostrando diversas parcelas de su realidad y que corresponden a diversos avatares biográficos. En la década de los 50, Anna Wulf, divorciada, reside en Londres con su hija Janet y su amiga Molly, asimismo divorciada y madre de un hijo, Tommy. Éste quedará ciego tras una tentativa de suicidio. Anna atraviesa una honda depresión, de la que le ayuda a salir la entrega a tareas sociales.

Los recuerdos de la prolongada residencia de Anna en África, que constituyen el tema de una novela que ha publicado con éxito, están recogidos en otro de los cuadernos, donde narra su acercamiento a los comunistas y su posterior decepción, así como los ecos de la Segunda Guerra Mundial tal como llegan a la remota colonia británica. Otro de los cuadernos, que completa esta visión calidoscópica de la compleja personalidad de Anna Wulf, contiene las reflexiones íntimas de ésta, sus visitas a una psiquiatra y sus fracasos amorosos. La obra ha sido considerada como la Biblia del feminismo y un clásico de la literatura de esa tendencia por su exploración de la identidad de la mujer y por abordar la crisis emocional y artística de la protagonista. 

Sin embargo, la propia autora señaló que su propósito no era político, sino literario: "Cuando se es una escritora perteneciente a la tradición inglesa, una debe ser consciente y sentirse agradecida de un patrimonio que significa no tener que luchar como mujer para ser publicada y valorada. En Inglaterra las mujeres se han ganado la vida como escritoras desde hace siglos y, a veces, protestando con energía contra su destino. Mi agradecida conciencia de este patrimonio es la razón por la que suscribo la máxima de Virginia Woolf, según la cual las escritoras serán libres cuando, sentadas a escribir, no piensen si escriben o no como mujeres".




Otras obras

De su obra posterior cabe destacar Un hombre y dos mujeres (1963), La ciudad de las cuatro puertas (1968) o el Diario de una buena vecina (1984). En su novela La buena terrorista (1985), premio Mondello en 1987, puso de nuevo de relieve la dimensión dolorosa y dramática de una realidad contemporánea desde un punto de vista feminista. Entre las publicaciones de sus últimos años deben citarse El viento se lleva nuestras palabras (1987) y El quinto hijo (1988).

En la década de 1990, presentó dos volúmenes de memorias. El primero, Dentro de mí (1994), ocupa la época que va desde su nacimiento a su partida hacia Londres, tras sus veinticinco años desafortunados en la antigua colonia inglesa de Rodesia del Sur (Zimbabwe). Un paseo por la sombra (1997), segundo volumen de su autobiografía, empieza cuando la todavía aspirante a escritora contempla los muelles de Londres con su hijo Peter de la mano y el manuscrito de su primera novela, Canta la hierba, en la maleta. Concluye en 1962, año en que vio la luz el libro con el que casi siempre se la asocia: El cuaderno dorado.

El tercer volumen nunca llegó a ser publicado porque, tal y como afirmó Doris Lessing, para escribirlo hubiera tenido que traicionar la confianza de muchos amigos que aún vivían y pasaban entonces por serias dificultades; no descartaba hacerlo en forma de relato ficticio, pero tampoco fue el caso. Posteriormente, aparecieron las novelas Mara y Dann: una aventura (1999) y El sueño más dulce (2002).

Autora de más de cuarenta obras, y célebre desde la aparición, en 1950, de su primer libro Canta la hierba, es considerada una escritora comprometida con las ideas liberales, pese a que ella nunca quiso dar ningún mensaje político en su obra, y fue el icono de las causas marxistas, anticolonialistas, antisegregacionistas y feministas.

En 2001 recibió el premio Príncipe de Asturias de las Letras; y en 2007, el Premio Nobel de Literatura por su "capacidad para transmitir la épica de la experiencia femenina y narrar la división de la civilización con escepticismo, pasión y fuerza visionaria".



Sin embargo, la crítica literaria tomó la concesión del Nobel de Literatura a Doris Lessing con sorpresa y escepticismo, debido a que no contaba en las quinielas al galardón del 2007, a pesar de ser una "eterna candidata". Autores como Ana María Moix, Germán Gullón, José María Guelbenzu o Mario Vargas Llosa alabaron sus méritos literarios tras la concesión del galardón, lo mismo que dos de sus traductores, Carlos Mayor y Dolors Gallart.

El crítico estadounidense Christopher Hitchens se refiere al Nobel de Lessing diciendo: "Uno queda estupefacto al ver que, al menos por una vez, el comité del Nobel ha hecho realmente algo honorable y meritorio...".

No obstante, no todo han sido elogios y algunas voces críticas se alzaron contra esta decisión:

- El crítico literario estadounidense Harold Bloom tildó la decisión de la Academia Sueca de "políticamente correcta". "Aunque la señora Lessing al comienzo de su carrera tuvo algunas cualidades admirables, encuentro que su trabajo en los últimos 15 años es un ladrillo... ciencia ficción de cuarta categoría".

- El crítico literario alemán Marcel Reich-Ranicki, desde la Feria del Libro de Francfort, consideró el Nobel como una "decisión decepcionante". "La lengua inglesa tiene escritores más importantes y más significativos como John Updike o Philip Roth".

- También Umberto Eco, en el mismo foro, a pesar de considerar que la autora merecía el premio, admitía su sorpresa por la decisión declarando: "es extraño que el premio lo vuelva a ganar un autor de lengua inglesa tan poco tiempo después de Harold Pinter".

Yo me quedo con las palabras del crítico Hitchens, y sí una vez más, tras diez mujeres galardonadas con el Nobel de Literatura, la Academia Sueca ha vuelto a hacer algo realmente honorable, pero sobre todo meritorio. 



La propia Lessing, al enterarse de la noticia, se mostró encantada pero, para nada, sorprendida: "Llevo escuchándolo unos 40 años y no te puedes sorprender año tras año", dijo en referencia a las veces que había sido nombrada como potencial ganadora. También reveló que "un mensajero" relacionado con los Nobel la avisó de que nunca ganaría el premio: "Me dijo que no les gustaba y que nunca lo conseguiría. Deben haber cambiado de opinión". "Yo creo que me lo han dado porque ya estoy muy mayor", subrayó refiriéndose a los organizadores del premio. 

También recalcó que había ganado muchos premios, en toda Europa, pero "éste es el premio más glamouroso, porque todo el mundo lo conoce, pero esto no quiere decir que sea el mejor". En el anuncio del galardón, la Academia Sueca describió a Lessing como la autora capaz de retratar "la épica de la experiencia femenina", al tiempo que destacó el "escepticismo y fuerza visionaria con la que ha examinado una civilización dividida".

Como bien recordó Doris Lessing, ella ha sido una de las escasas autoras que ha ganado todos los grandes premios literarios de Europa, tales como:

  • Premio Somerset Maugham, 1954.
  • Finalista en el Premio Booker, 1971.
  • Prix Medicis de Francia, 1976.
  • Premio Austriaco de la Literatura Europea, 1982.
  • Shakespeare Prize de la República Federal Alemana, 1982.
  • Finalista en el Premio Booker, 1985.
  • WH Smith Literary Award, 1986.
  • Premio Internazionalle Mondello de Italia, 1986.
  • Premio Palmero, 1987.
  • Grinzane Cavour Prize (Premio Grinzane Cavour) de Italia, 1988.
  • James Tait Black Prize de literatura inglesa, 1995.
  • XI Premio Internacional de Catalunya, 1999.
  • Premio Príncipe de Asturias de las Letras, 2001.
  • David Cohen British Literature Prize (Premio de Literatura Británica David Cohen), 2001.
  • Premio Dupont Pluma de Oro, 2002.
  • Premio Nobel de Literatura, 2007.


FUENTES: Biografiasyvidas.com; Wikipedia; El País

IMÁGENES: Google

NOTICIAS SOBRE DORIS LESSING: