Google+ ranktrackr.net

lunes, 21 de julio de 2014

Mujeres Ganadoras del Premio Nobel (XLV). Elinor Ostrom

Elinor Ostrom. El gobierno de los bienes comunes.

 Premio Nobel de Economía, en 2009.

"¿Teoría económica, ciencia política, teoría social? Lo que yo hago podría llamarse economía política o estudio de los dilemas sociales".

Elinor Ostrom (nacida como Elinor Claire Awan; Los Ángeles, California, Estados Unidos, 7 de agosto de 1933 - 12 de junio de 2012) fue una politóloga estadounidense. Ganó el Premio Nobel de Economía en 2009, compartido con Oliver E. Williamson, por "su análisis de la gobernanza económica, especialmente de los recursos compartidos". Fue la primera mujer en ganar el premio en este campo. "Es un honor ser la primera, pero no seré la única", dijo Elinor al recibir el Nobel. ¡Esperemos que así sea! Fue también profesora de Ciencia política y codirectora del "Workshop in Political Theory and Policy Analysis" en la Universidad de Indiana, en Bloomington, Estados Unidos. También fue la directora fundadora del centro de estudios de diversidad institucional en la Universidad Estatal de Arizona. Falleció el 12 de junio de 2012 a los 78 años. 

Estudiosa y metódica, lo suyo fue el análisis de las personas, del medioambiente, del territorio y las estrategias de desarrollo local. Afirmaba que los seres humanos, en muchos casos, eran capaces de preservar y producir más eficazmente que otros los recursos naturales, como el agua, las especies y los bosques. No siempre tienen que meter mano los gobiernos o los privados, sostenía. Y lo demostró con notables estudios en los pescadores de langosta de Maine o en los sistemas de irrigación hechos por campesinos en Nepal, por nombrar algunos.

De niña quiso ser bailarina, pero no pudo porque tenía pie plano. De padres divorciados, creció con su madre en Los Ángeles, California, en plena resaca de la gran depresión económica de 1929. Elinor se fascinaba mirando cómo su madre cuidaba y cultivaba plantas y alimentos. Esa experiencia la marcó y se obsesionó con descubrir por qué en esa ciudad el agua dulce era un bien tan escaso. Quién imaginaría que terminaría con el Nobel en sus manos, "por su análisis de la administración económica y la organización de la cooperación", a decir de la Real Academia de las Ciencias de Suecia.

Estudió Ciencias Políticas en tiempos en que pocas mujeres iban a la Universidad. Su familia trató de desanimarla, diciéndole que terminaría, en el mejor de los casos, dando clases en escuelas técnicas rurales. Al principio, no le fue fácil, y le costaba participar en los debates por su tartamudez. Pero logró graduarse con honores en 1954 en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) y se trasladó a la costa este del país, donde estuvo tres años trabajando para un bufete de abogados en Boston.

Sin embargo, no se sintió del todo integrada y volvió a su ciudad natal para retomar la Universidad, en una época en la que pocas mujeres continuaban con sus estudios de posgrado y eligió la gestión del agua como tema de su tesis. Obtuvo su doctorado en Ciencias Políticas en 1965, también en la UCLA.

Pese a unos inicios difíciles, pronto destacó en la discusión improvisada y se interesó por las discusiones políticas, disfrutaba defendiendo y escuchando las dos partes de las cuestiones políticas, por lo que no fue una sorpresa para su familia que se decantara por esta rama en la Universidad. 

Se casó con un compañero de curso, pero sólo estuvieron juntos un año. Cuando conoció al cientista político Vincent Ostrom, supo que nunca más se separarían. Y no se equivocó. En 1973 cofundó The Workshop in Political Theory and Public Policy en la Universidad de Indiana junto a su marido. Considerada una experta en acción colectiva, confianza y fuentes colectivas, su acercamiento institucional a la política pública se consideró tan destacado como para considerarse como una "escuela" en la teoría de la elección pública. Ha editado numerosos libros en los campos de los estudios organizacionales, ciencia política y administración pública.
"¡Esto es en lo que he estado trabajando durante toda mi vida! Los humanos tenemos grandes capacidades, y, en cierto modo, hemos participado de la idea según la cual los jefes tienen unas capacidades genéticas de las que el resto de nosotros carecemos".
Elinor Ostrom participó en un estudio acerca del uso de la tierra, organizado por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-WIDER). Su contribución se plasmó en el capítulo "The Puzzle of Counterproductive Property Rights Reforms: A Conceptual Analysis" - en Access to Land Rural Poverty and Public Action (2001).


En 2004, Ostrom fue una de las organizadoras clave en la conferencia conjunta organizada por la UNU-WIDER y un grupo de expertos del gobierno sueco (el Expert Group on Development Issues -EGDI-) acerca de "Unlocking Human Potential: Linking the Informal and Formal Sectors". La publicación resultante, Linking The Formal and Informal Economy: Concepts and Measures (2006) es coeditada por Basudeb Guha Khasnobis, Ravi Kanbur y ella misma.

En 2009, Ostrom se convirtió en la primera mujer en recibir el prestigioso Premio Nobel de Economía. La Real Academia de las Ciencias de Suecia seleccionó a Ostrom "por su análisis de administración económica y la organización de la cooperación", afirmando que su trabajo demostró cómo los bienes comunes pueden ser administrados de forma efectiva por un grupo de usuarios. Ostrom y Williamson compartieron el premio por sus trabajos independientes "sobre el gobierno económico y sobre los límites de las empresas".

Se considera que Ostrom es una de las estudiosas más destacadas en el área de recursos compartidos o bienes comunes, en particular, respecto a cómo los seres humanos interactúan a fin de mantener a largo plazo los niveles de producción de recursos comunes, tales como bosques y recursos hidrológicos, incluyendo pesca y sistemas de irrigación, áreas de pastizales, etc. 

Tradicionalmente los economistas han considerado que mantener tales recursos requiere o bien de la intervención estatal o bien del interés privado individual. Ostrom estudió la manera en que las diversas sociedades han desarrollado formas institucionales al respecto y casos concretos en los cuales las comunidades han instituido prácticas comunales que han permitido la preservación de recursos comunes y han evitado el colapso ecológico:

"Elinor Ostrom ha desafiado la concepción tradicional de que la propiedad común es mal manejada (...), concluye que los resultados son (...) mejores que los predichos por las teorías estándares. Observa que los utilizadores de los recursos frecuentemente desarrollan sofisticados mecanismos de decisión y enforzamiento de reglas para manejar conflictos de intereses, y caracteriza las reglas que promueven resultados positivos".

El trabajo de Elinor Ostrom no ha sido, sin embargo, muy conocido entre los economistas; podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que muchos no habían escuchado hablar de ella antes de que el premio se anunciara en 2009. Ello puede deberse a dos razones. Por una parte, su título profesional fue en Ciencias Políticas, y escribió para publicaciones ajenas a la corriente dominante de la economía. Adicionalmente, su trabajo, en gran medida, careció del grado de formalismo matemático que actualmente es tan característico de la economía.

Aún así el Comité del Premio Nobel le hizo un gran favor a la economía y a la más amplia comunidad de ciencias sociales. Cuando un economista famoso recibe un premio poco se gana más allá del reconocimiento de un trabajo bien hecho y tal vez un mayor reconocimiento público. Se puede decir que, rara vez, las grandes contribuciones se realizan, en cualquier disciplina, debido a los efectos sobre los incentivos de un premio improbable. Sin embargo, en el caso de Ostrom el Comité del Nobel resaltó un trabajo extraordinario ante una disciplina de economía que se ha vuelto excesivamente especializada y, tal vez, cada vez más irrelevante para el mundo real.

En definitiva, podemos decir que el trabajo de la profesora Ostrom fue sumamente relevante para los asuntos importantes del desarrollo económico, los recursos de uso común, el desarrollo de normas sociales y la solución de varios problemas de acción colectiva. Su trabajo también fue diverso en su metodología. Ella utilizó métodos experimentales, investigaciones de campo y teoría de juegos evolutiva. No tuvo miedo de valerse de varias disciplinas cuando fue apropiado: la economía, las ciencias políticas, la psicología evolutiva, la antropología cultural, entre otras.


FUENTES: enfinanzasrd.net; Wikipedia; clubensayos.com

IMÁGENES: Google