Google+ ranktrackr.net

miércoles, 16 de julio de 2014

Mujeres Ganadoras del Premio Nobel (XLI). Elizabeth Blackburn

Elizabeth H. Blackburn: "La ciencia es divertida y elegante"


Premio Nobel de Fisiología y Medicina, en 2009.
Elizabeth H. Blackburn, premio Nobel de Fisiología y Medicina en 2009 junto a Carol W. Greider y Jack W. Szostak, es una científica de referencia en la Biología Molecular moderna por haber liderado el descubrimiento de la telomerasa y descubierto su función en el alargamiento de los extremos de los cromosomas eucariotas después de cada vuelta de replicación y su contribución a la estabilidad de los telómeros. Actualmente trabaja intensamente para identificar funciones adicionales de la telomerasa y dilucidar su relación con el envejecimiento celular y el cáncer. Sus contribuciones científicas destacan por su calidad y rigor experimental. De la lectura atenta de su biografía destacan especialmente sus cualidades intelectuales y humanas; entre ellas, la perseverancia, la discreción y su elevado sentido de la responsabilidad. 

Elizabeth Helen Blackburn fue la primera persona en estudiar los telómeros, extremos de los cromosomas de las células eucariotas que son necesarios tanto para el control de la división celular como para mantener la integridad y estabilidad de los cromosomas. Durante su estudio de los telómeros, Elizabeth Blackburn descubrió la telomerasa, enzima que forma los telómeros durante la duplicación del ADN. La enzima telomerasa haca que en cada división celular los telómeros se acorten, de manera que, transcurrido un cierto número de divisiones, las células se vuelven incapaces de dividirse y mueren. Normalmente, las células van dejando de fabricar telomerasa con la edad. Sin embargo, las células cancerosas fabrican mayor cantidad de telomerasa, por lo que estas células viven más tiempo y son capaces de dividirse más (formación de tumores). La telomerasa descubierta por Elizabeth Blackburn tiene por tanto relación con los procesos de envejecimiento celular y también con el cáncer, dos hechos importantes para la biología básica y la medicina. El descubrimiento de Blackburn puede permitir encontrar sustancias capaces de inhibir la acción de la telomerasa, que ayudarían en el tratamiento contra el cáncer, así como en la erradicación de las infecciones fúngicas que tienen lugar en pacientes inmunodeprimidos.

Elizabeth Helen Blackburn nace el 26 de noviembre de 1948, en Hobart, capital de la isla de Tasmania (Australia). Hija de un matrimonio de médicos, desde muy pequeña se sintió atraída por la exuberancia, variedad y riqueza animal del entorno natural del sur de Tasmania y aprendió a observarlo con detenimiento. Finalizó sus estudios secundarios con excelentes calificaciones y consiguió una beca para licenciarse en Bioquímica en la Universidad de Melbourne. 

El primer gran salto profesional de Elizabeth fue en 1970, al ser admitida como estudiante pre-doctoral en el famoso laboratorio del "Medical Research Council" (MRC) de Cambridge (Reino Unido), donde Watson y Crick habían dilucidado la estructura del DNA. Además, su director de tesis sería Fred Sanger, científico de referencia y premio Nobel de Química por la estructura de la insulina (1958). Sanger le propuso como tema de investigación la secuenciación de fragmentos de RNA; doctorándose en Biología Molecular el año 1975. 


Entre 1975 y 1977 trabajó en la Universidad de Yale, gracias a una beca postdoctoral; allí comenzó a estudiar la estructura de los telómeros junto con John Gall. Desde 1977 trabajó en la Universidad de California en Berkeley, donde estudió con Jack W. Szostak el comportamiento de los telómeros en diversos organismos. En 1984, Elizabeth Blackburn y Carol W. Greider descubrieron la enzima telomerasa, y en 1985 consiguieron aislarla y comenzaron a crear telómeros artificiales para estudiar el control de la división celular. En 1986 Blackburn consiguió en esta Universidad una plaza como profesora y directora de laboratorio. Después de 13 años en la Universidad de California de Berkeley, en 1990 se trasladó a la de San Francisco, donde ha trabajado en dos departamentos: bioquímica-biofísica y microbiología-inmunología. En 1993 fue nombrada directora del departamento de Microbiología e Inmunología, siendo la primera mujer en tener un puesto semejante en la Universidad de California. Actualmente, es profesora del departamento de Bioquímica y Biofísica y jefa del Laboratorio Blackburn, líder mundial en la manipulación de la actividad de la telomerasa en las células.
"Toda mujer tiene derecho a elegir una carrera sin miedo a ser discriminada por su posible maternidad. No tiene sentido que la carrera profesional esté cerrada a una mujer a causa de una situación temporal."
Elizabeth Blackburn es presidenta de la Sociedad Americana de Biología Celular, y pertenece asimismo al Instituto de Medicina norteamericano y a la Royal Society de Londres. Entre los muchos premios que ha recibido, se encuentra el Premio Eli Lilly de Microbiología (1988), el premio de la Academia de Ciencias norteamericana en Biología Molecular (1990), el de la Fundación Gairdner (1998), el Premio Australia, la Medalla de Honor de la Sociedad Americana contra el Cáncer, el premio Alfred P. Sloan de la Fundación General Motors de Investigación contra el Cáncer (2001), el 26º premio anual Bristol-Meyers Squibb de Investigación contra el Cáncer, y el premio Dr. A. H. Heineken de Medicina. En 1999 fue nombrada "Científica del Año" en California, y en 2005 obtuvo la Medalla Benjamin Franklin en Ciencias de la Vida. En 2006 recibió, junto con John Gall, Jack W. Szostak y Carol W. Greider, el premio Lasker de Investigación Médica Básica, uno de los premios científicos más prestigiosos. En 2007, también junto a Gall y Greider, recibió el premio Louisa Gross Horwitz, otorgado anualmente por la Universidad de Columbia por descubrimientos en Bioquímica o Biología Básica. 

Y, en 2009, el galardón más prestigioso -por ser internacionalmente conocido-, el Premio Nobel de Fisiología y Medicina, también junto con Carol W. Greider y Jack W. Szostak, "por el descubrimiento de cómo los cromosomas son protegidos por los telómeros y la enzima telomerasa"; resolviendo así un enorme problema de la biología, al averiguar cómo es que los cromosomas pueden copiarse de forma completa en el proceso de la división celular y cómo se protegen de la degradación.



La investigación de Elizabeth Blackburn tiene dos enfoques. Por una parte, descubrió que la secuencia única del ADN en los telómeros evita el envejecimiento. Por otro lado, descubrió la telomerasa, enzima que ayuda a formar el ADN de los telómeros. Las perspectivas son muy esperanzadoras ya que esto ayudará a descubrir nuevas terapias para curar el cáncer. Pero el aspecto más llamativo va a ser su aplicación para entender y frenar el proceso de envejecimiento. Por esta razón, los hallazgos de estos tres investigadores (Elizabeth Blackburn, Carol W. Greider y Jack W. Szostak) ofrecen fundadas esperanzas en la curación de algunas enfermedades y en la posibilidad real y cada vez más cercana de alargar la vida en algunas décadas.


"Todos los charlatanes del mundo hablan acerca de esto, de aquello y de lo otro para prolongar la juventud. Hay que tener miedo acerca de todo esto. Si quieres vivir más y tener un envejecimiento saludable, haz lo que tu madre te dijo, duerme bien, come bien, intenta mantener una buena actitud y apoyo social y haz algo de ejercicio" (Elizabeth Helen Blackburn).

FUENTES:  Cuarta Edad, SEBBM Divulgación (Roser González-Duarte), Wikipedia, Mujeres de Ciencia, EuropaPress

IMÁGENES: Google