Google+ ranktrackr.net

jueves, 10 de julio de 2014

Mujeres Ganadoras del Premio Nobel (XXXV). Jody Williams

Jody Williams, "el Ángel de la Paz"




Premio Nobel de la Paz, en 1997.


"Para mí, la diferencia entre una persona 'ordinaria' y una 'extraordinaria' no es el título que la persona podría tener, sino lo que hacen para hacer el mundo un lugar mejor para todos".
Jody Williams

Jody Williams (Brattleboro, Vermont, Estados Unidos, 9 de octubre de 1950) es una profesora estadounidense y activista de derechos humanos, ganadora del Premio Nobel de la Paz por su trabajo en favor de la prohibición internacional del uso de minas antipersonales y municiones de racimo, así como la retirada de todas las minas (y resto de ellas) de todos los territorios a nivel mundial. Responsable de la fundación en 1991 de la "Campaña para la Prohibición Total de las Minas Antipersonas" (ICBL) que, un año después, fue lanzada formalmente por seis Organizaciones No Gubernamentales (ONG's).

Licenciada en Artes por la Universidad de Vermont en 1972, realizó estudios de postgrado en Relaciones Internacionales en Washington. Durante algunos años trabajó como profesora de inglés en México, Londres y, finalmente, en Washington D.C., justo antes de dedicarse plenamente al trabajo humanitario en organizaciones de ayuda y cooperación internacional. Su primera responsabilidad en este campo fue la de coordinadora del "Nicaragua-Honduras Education Project" (Proyecto Educativo de Nicaragua-Honduras), cargo que desempeñó hasta 1986. En seguida, asumió como subjefa de "Medical Aid for El Salvador" ("Ayuda Médica para El Salvador"), una organización de caridad con sede en Los Ángeles. Permaneció en ese puesto hasta 1992, cuando comenzó su labor como activista en la organización recién formada, Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Antipersona. 

Una visita a la Fundación Americana de Veteranos de Vietnam en Washington representó un giro radical en su vida y en sus compromisos profesionales. Conoció de primera mano las devastadoras consecuencias del uso de las minas antipersona en los enfrentamientos bélicos y, a partir de entonces, inició una lucha sin descanso para lograr la erradicación de estos artefactos. En 1991 puso en marcha la ICBL (International Campaign to Ban Landmines) y, en octubre de 1992, un pequeño grupo de ONG's abrazó sus postulados. Desde entonces, Jody Williams ha supervisado la imparable movilización de más de 1.000 ONG's de sesenta países comprometidas con la lucha para la prohibición total de las minas antipersona.


Un momento culminante para los objetivos de esta organización constituyó la formulación de la Convención Internacional para la prohibición del uso, almacenamiento, comercio y fabricación de minas antipersonales; tratado que se firmó en Ottawa, Canadá, en septiembre de 1997, gracias al trabajo en un esfuerzo cooperativo sin precedentes con Gobiernos, organismos de Naciones Unidas y el Comité Internacional de Cruz Roja.



Ese mismo años, 1997, Jody Williams recibió el Premio Nobel de la Paz por su labor orientada a la prohibición de las minas terrestres mediante la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres, la cual compartió el Premio Nobel de la Paz con ella ese año. En aquel entonces, se convirtió en la décima mujer y la tercera estadounidense en recibirlo en los casi cien años de historia del Premio Nobel. Desde sus protestas durante la guerra de Vietnam, ha sido una permanente defensora de la libertad, la autodeterminación y los derechos humanos y civiles.

Al igual que otros que han visto los estragos de la guerra, ella es una destacada activista por la paz que lucha por recuperar el verdadero significado de la paz, un concepto que va mucho más allá de la ausencia de conflictos armados y se define por la seguridad humana, y no por la seguridad nacional. Williams considera que trabajar por la paz no es tarea para los que se descorazonan fácilmente, ya que se requiere tenacidad, persistencia y un compromiso por una paz sostenible, que tenga como base el desarrollo sostenible, la justicia ambiental y la seguridad, y que satisfaga las necesidades básicas de la mayoría de las personas de nuestro planeta.

Desde enero de 2006, Jody Williams ha trabajado para lograr su labor por la paz mediante la iniciativa de las Mujeres Premio Nobel, la cual preside. En compañía de otra laureada, la doctora Shirin Ebadi de Irán, creó la Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel; a este esfuerzo se unieron las otras galardonadas: Wangari Maathai (Kenia), Rigoberta Menchú Tum (Guatemala) y Betty Williams y Mairead Maguire (Irlanda del Norte). Su misión es utilizar el prestigio y el acceso que ofrece el Premio Nobel para destacar y promover los esfuerzos de las activistas de los derechos de la mujer, investigadores y organizaciones que trabajan para promover la paz, la justicia y la igualdad para las mujeres. Al ayudar a promover la causa de la mujer, la Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel contribuye al progreso de toda la humanidad.



En febrero-marzo de 2007, Williams encabezó una Misión de Alto Nivel a Dafur por parte del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. En marzo de ese año, presentó al Consejo un informe contundente como resultado de la Misión, y continúa participando activamente en los trabajos para detener la guerra en Dafur. 

Desde febrero de 1998, Williams se ha desempeñado también como embajadora de la Campaña Internacional para la Prohibición de las Minas Terrestres (ICBL, por su sigla en inglés). A principios de 1992, ella comenzó con dos organizaciones no gubernamentales y una persona empleada -Jody Williams, se encargó de supervisar el crecimiento de la  campaña de más de 1.300 organizaciones en 95 países que trabajan para eliminar las minas terrestres antipersonas. Ella se desempeñó como estrategia personal y portavoz de la ICBL en un esfuerzo sin precedentes de cooperación con gobiernos, organismos de la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja, ya que se logró dramáticamente el objetivo de un tratado internacional sobre la prohibición de minas terrestres antipersonal durante una conferencia diplomática celebrada en Oslo en septiembre de 1997.



En 2003, Williams fue nombrada distinguida profesora invitada de Justicia Global, en la Escuela Graduada de Trabajo Social de la Universidad de Houston. En 2007, fue nombrada la "profesora fundadora de la paz y la justicia social de Sam y Cele Keeper". La Escuela Graduada de Trabajo Social cuenta también con una oficina de la Iniciativa de las Mujeres Premio Nobel para estudiantes de la Escuela.

Williams continúa siendo reconocida por sus contribuciones a los derechos humanos y a la seguridad mundial. Tiene en su haber quince grados honorarios, entre otros reconocimientos. En 2004, la revista Forbes mencionó a Williams como una de las cien mujeres más poderosas del mundo en la publicación de su primera lista anual de este tipo.

Una escritora prolífica, sus obras son muy numerosas para enumerarlas individualmente. Sus artículos han aparecido en revistas y periódicos en todo el mundo -incluso The Wall Street Journal, The International Herald Tribune, The Boston Globe, The Toronto Globe & Mail, The Irish Times, The LA Times, entre otros. Ha colaborado en varios capítulos de innumerables libros, incluso en las obras de los editores Walter Cronkite y Eve Ensler. Es coautora de un libro sobre la crisis de las minas terrestres. Su libro más reciente, Banning Landmines: Disarmamed, Citizen Diplomacy and Human Security (Prohibición de minas terrestres: desarme, diplomacia ciudadana y seguridad humana), editado con Steve Goose y Mary Wareham y publicado en marzo de 2008, analiza el Tratado sobre la Prohibición de Minas y su impacto sobre otros aspectos relativos a la seguridad humana. En la actualidad, ella trabaja en una obra sobre memorias relacionadas con su trabajo por la justicia social.



Mujeres Premios Nobel

FUENTES: Nobelwomensinitiative.org; Mcnbiografias.com.

IMÁGENES: Google