Google+ ranktrackr.net

domingo, 25 de mayo de 2014

Mujeres Ganadoras del Premio Nobel (VII). Ellen Johnson Sirleaf

Premio Nobel de la Paz, en 2011


La vida de Ellen Johnson Sirleaf puede ser vista como la realización del objetivo de la Resolución 1325 de la ONU*. En 1990, tuvo que salir al exilio después de haber sido encarcelada y amenazada con ser violada sexualmente. Durante varios años sirvió como directora de la Oficina Regional para África del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Ella fue una de las siete eminentes personas que investigaron el genocidio de Ruanda a nombre de la Organización para la Unidad Africana (OAU). Cuando comenzó la guerra civil en Liberia en 1989, Johnson Sirleaf apoyó en un primer momento a Charles Taylor, con la esperanza de que pudiera representar una solución, pero gradualmente se separó de él y se presentó para contender en contra suya, sin éxito, en la elección de 1997. Sin embargo, para las elecciones de 2005, Johnson Sirleaf tuvo una victoria convincente, lo que la convirtió en la primera mujer electa democráticamente como jefa de Estado en el continente africano.

Ellen Johnson Sirleaf nació en 1939 en Monrovia, Liberia. Economista y política liberiana. Primera mujer presidenta de África desde 2006. 


Liberia fue fundada en la década de 1820, por negros emancipados (ex-esclavos) que llegaron al África Occidental desde los Estados Unidos, bajo los auspicios de la Sociedad Americana de Colonización. En 1847 Liberia logró su independencia, siendo Joseph Jenkins Roberts (1809-1876), nacido en Virginia, Estados Unidos, su primer presidente desde 1848 a 1856.

Ellen estudió economía en Monrovia, capital del país, hasta 1955. Se casó a los 17 años con James Sirleaf y unos años más tarde, en 1961, viajó a Estados Unidos, donde completó sus estudios: es licenciada en Ciencias Económicas y obtuvo su doctorado en Administración Pública por la Universidad de Harvard en 1971. Ese mismo año regresó a su país para trabajar bajo el gobierno de William Tolbert, Jr., presidente de Liberia, ocupando el alto cargo de Viceministra de Hacienda.

En 1980 un sangriento golpe de estado militar, comandado por Samuel Doe, asesinó a Tolbert y Ellen debió partir al exilio; se trasladó a Nairobi, Kenia, donde se desempeñó como directora del Banco Citibank. Regresó a Liberia en 1985 y su denuncia de los fraudes electorales la llevaron de nuevo al exilio; esta vez se fue a Washington, trabajando como ejecutiva en la banca internacional.

En 1989 Charles Taylor derrocó al régimen de Doe, iniciando la Primera Guerra Civil liberiana. En 1997 Ellen retornó por tercera vez a su país, ejerciendo como economista en el Banco Mundial y el Citibank en África. En 1999 participó en la Comisión Internacional de investigación del genocidio de Ruanda y posteriormente integró, junto a otras personalidades internacionales la Comisión de Paz del Congo, y fue una de los dos expertos internacionales seleccionados por UNIFEM para investigar e informar sobre la participación de las mujeres en dicho conflicto y el papel de las mismas en la construcción de la paz.

En 1997 Taylor se impuso como dictador de Liberia, y durante su gobierno suministró armas al Frente Revolucionario Unido (FRU) en Sierra Leona, a cambio de diamantes de sangre (diamantes que se obtienen en zona de guerra usando esclavos). Dos años más tarde, en 1999, comenzó la Segunda Guerra Civil liberiana. Taylor fue acusado de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, exiliándose en 2003. En abril de 2012, Taylor fue hallado culpable de asesinatos, violaciones, esclavismo y uso de menores como soldados, por lo que fue condenado a 50 años de cárcel por crímenes contra la humanidad. 

En el año 2005 Ellen asumió el liderazgo del Partido de la Unidad, obteniendo la victoria en las elecciones de fines de ese año. Ellen Johnson Sirleaf asumió la Jefatura del Estado de Liberia en enero de 2006, convirtiéndose en la primera mujer negra Jefa de Estado elegida en África. Competente, decidida y valiente ya había luchado por el fin del conflicto armado; pero, a partir de ese momento, adquirió el compromiso, poniendo todo su empeño, en afrontar cualquier atentado contra el proceso de paz y contra la corrupción, en un país que sufrió catorce años de guerra civil.

Impulsora de grandes cambios políticos y sociales, Ellen es llamada la "dama de hierro" por su coraje, energía e integridad; su prioridad sigue siendo reinsertar en la vida civil a los muchos niños raptados por los "señores de la guerra" que fueron transformados en feroces guerrilleros. "No tengáis miedo de denunciar la injusticia, aunque puede ser superado en número. No tengáis miedo de buscar la paz, aunque su voz puede ser pequeña. No tengáis miedo de exigir la paz".

Ellen ha designado a diversas mujeres tanto en cargos de ministerios de Finanzas, Salud, Defensa, Deportes y Juventud, Comercio y Justicia como también Jefa de Policía. Creó una Comisión de la Verdad y la Reconciliación para investigar las atrocidades de la guerra civil.

Ha recibido numerosas condecoraciones, y en el año 2011 se le concedió el Premio Nobel de la Paz, compartido con su compatriota Leymah Gbowee y la yemení Tawakel Karman, por su lucha no violenta a favor de la seguridad de las mujeres y de sus derechos a participar en procesos de paz en sus países. En su discurso, Ellen Johnson comenzó a hablar sobre la universalidad de la lucha por los derechos de las mujeres. Habló de los esfuerzos para promover el Estado de derecho y la democracia en sociedades en conflicto. Después mencionó a algunas de las mujeres que obtuvieron el Premio Nobel de la Paz como Bertha von Suttner de Austria, Jane Addams, Emily Greene Balch, Betty Williams y Mairead Corrigan, la Madre Teresa de Calcuta, Aung San Suu Kyi, Rigoberta Menchú, Jody Williams, Shirin Ebadi, y le dedicó una especial atención a Wangari Maathai, la primera mujer africana en recibir un Premio Nobel de la Paz.

A finales de 2011, tras recibir el Premio Nobel de la Paz, Ellen Johnson fue reelecta presidenta de Liberia, con el 90,8% de los votos. Liberia continua siendo uno de los países más pobres del mundo, enfrenta enormes problemas, aunque desde que Ellen fue elegida presidenta ha habido un enorme progreso: la guerra civil ha terminado, la democracia comienza a afianzarse y ha habido un considerable crecimiento económico; así como también parece que se está consiguiendo reducir la corrupción, se está disminuyendo el enorme número de violaciones a las mujeres, y la educación y la participación en la vida social de las mujeres se están viendo sensiblemente reforzadas. Por ello, Ellen anhela que "Liberia se convierta en un faro de luz, que sea un símbolo de esperanza, un ejemplo para África y el mundo, de paz y seguridad, de amor a la libertad".



* Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU: En esta resolución se subraya la importancia de que las mujeres participen en pie de igualdad e intervengan plenamente en la prevención y solución de los conflictos, la consolidación de la paz y el mantenimiento de la paz. También insta a los Estados Miembros a que garanticen la participación en pie de igualdad y la plena participación en todos los esfuerzos para mantener y promover la paz y la seguridad e insta a todos los agentes a que aumenten la representación de la mujer e incorporen una perspectiva de género en todas las esferas de la consolidación de la paz (ONU Mujeres).


Mujeres, Premio Nobel


FUENTES: ANIMAL POLÍTICO, MUJERES QUE HACEN LA HISTORIA

                       Imágenes: GOOGLE