Google+ ranktrackr.net

jueves, 15 de mayo de 2014

¿LA LEY IGUAL PARA TODOS? JA, JA, JA...

Dice la Constitución Española, así como también la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que todos somos iguales ante la ley; o sea, todas las personas sin excepción. Como declaración de intenciones está muy bien, y yo no lo voy a discutir. Pero si vamos al caso concreto, o como se dice en Derecho aplicamos el concepto de justicia material -ir caso por caso- nos damos cuenta que este principio universal -por cuanto se contempla en la DUDH- o valor superior -porque así lo contempla el art. 1.1 de nuestra Constitución-, queda sólo en eso: en un principio y en un valor, pero sin aplicación. Veámoslo:
- La Asistencia sanitaria, después del Real Decreto que entró en vigor el 1 de septiembre, quién puede decir que es igual para todos sin ningún tipo de discriminación. Yo creo que ni el más fanático seguidor del PP puede decirlo sin faltar a la verdad: no sólo no es igual para todos, sino que muchos se han quedado sin este derecho; pero lo peor es que siguen diciendo desde el Gobierno que la sanidad en España es universal y gratuita, y que si toman esas medidas es para acabar con el turismo sanitario: Pero yo me pregunto, los españoles que se han quedado sin este derecho ¿son los responsables de este turismo sanitario? Los inmigrantes en situación irregular, cuando llegan a España es para buscar un futuro del que suelen carecer en sus países de origen, no vienen buscando una sanidad gratuita, y es más son los que normalmente menos acuden a los centros de salud.
- La Justicia. Frente a los numerosos casos de poderosos implicados o presuntamente implicados en algún tipo de delito, nos podemos dar cuenta que los órganos judiciales no fallan igual o no actúan de la misma manera. ¿Responsabilidad suya? ¿Politización del Poder Judicial? En un caso o en otro, la responsabilidad última es de los jueces, pues según la Constitución este poder es independiente del resto de poderes y los jueces y magistrados actúan sólo sometidos al imperio de la ley, aplicándola con objetividad. Y si la ley es igual para todos, ¿por qué los políticos, banqueros, yernos del Rey... que se apropian o desfalcan o hacen fraudes fiscales de muchos millones de euros no están ocupando una de las celdas de las numerosas prisiones españolas? Y ¿por qué quienes sustraen alimentos para dárselos a los más necesitados son de inmediato puestos a disposición judicial, hasta juzgarlos y condenarlos?
Y hay numerosísimos casos en los que se podría demostrar que la ley no es igual para todos: por ejemplo, y también con la nueva reforma educativa y el sistema de becas: sólo los que más tienen van a poder acceder a estudios superiores. Pero bueno todo es por los intereses de España y del euro -Eso dice el Ejecutivo de Rajoy- (si mirara por los intereses de España, no se hubiera ni presentado a las elecciones con un programa que sabía de antemano que era difícil de aplicar), pero bueno siempre pueden decir que salvaron los Bancos españoles a costa de hundir al pueblo... Pero a ellos qué coño les importa el pueblo... aunque se olvidan que éste es el que los sustenta en sus poltronas