Google+ ranktrackr.net

lunes, 15 de septiembre de 2014

Poesía Hecha por Mujeres (XVII). Montserrat Abelló

Montserrat Abelló, la poetisa vitalista



El pasado día 9 de septiembre moría, a los 96 años de edad, la poetisa y traductora catalana Montserrat Abelló; en palabras de la propia Montserrat, una mujer que ha vivido muchos años y en épocas cruciales de la historia: la proclamación de la República, el alzamiento militar, la Guerra Civil y el exilio, que compartió con su padre, ingeniero naval, primer en Francia, después en Inglaterra y, finalmente, en Chile. Una mujer tímida, pero apasionada, y que escribe por amor a las palabras. Conozcamos, primero, un poco de su biografía; y después, nos deleitaremos con algunos de sus bellos poemas. DEP.


Biografía

Montserrat Abelló i Soler nace el 1 de febrero de 1918, en Tarragona. Pero pasó su infancia y su juventud entre diversas localidades (Tarragona, Cádiz, Londres y Cartagena), siguiendo los traslados de su padre, un ingeniero naval, por motivos laborales. En 1935 estudia Filología y Letras en la Universidad de Barcelona, donde forma parte del círculo de alumnos del poeta Carles Riba. Al estallar la Guerra Civil española se presenta a las oposiciones convocadas para sustituir a los profesores movilizados, obteniendo el primer puesto para ejercer de profesora de inglés en un instituto público de Barcelona.

Al acabar la guerra se exilia con su padre, primero a Francia, y posteriormente a Inglaterra. El estallido de la II Guerra Mundial la sorprende en Londres, donde colabora con los grupos de estudiantes que ayudaban a refugiados de toda Europa. En 1940 se traslada a Chile, a la ciudad de Valparaíso, donde su padre había sido contratado para reflotar un dique del puerto. Por esta época, trabaja como secretaria de dirección en una oficina y conoce a quien se convertiría en su marido, Joan Bofill. Se casan en 1943 y, entre 1944 y 1952, nacen sus tres hijos: Mireia, Miguel y Fernando.

A partir de la década de los 50, Montserrat Abelló se dedica a escribir y a traducir, al mismo tiempo que ejerce de profesora de inglés en la escuela suiza Braemar School de Santiago de Chile. En 1960 vuelve a Barcelona, y trabaja, hasta su jubilación, como docente en la Institución Cultural del CIC. En 1963, con 45 años, publica su primer libro de poesía, Vida diària, editado por Joaquim Horta y con prólogo de Joan Oliver. Durante la década de 1970 se pone a estudiar y se licencia en Filología inglesa, especializada en el estudio comparado de la fonética inglesa y catalana, y en las posibilidades de aplicación en la enseñanza. Fruto de estas investigaciones aparece el manual Our English friends, elaborado conjuntamente con Josep M. Jaumà.

En 1980 Txiki Berraondo pone música a un poema de Montserrat perteneciente a su libro de poesía Vida diària, que publica la revista Dones en lluita. "La Sal, Edicions de les Dones" reedita, en 1981, Vida diària, agregándole un nuevo poemario de la autora, "Paraules no dites". Es en esta época cuando Montserrat Abelló se interesa por las poetisas anglosajonas y empieza a traducir sus obras al catalán, como por ejemplo Arbres d'hivern y Ariel (con Mireia Mur) de Sylvia Plath, o Atlas d'un món difícil de Adrienne Rich, entre otras. Al mismo tiempo, continúa escribiendo obra propia, y en 1986 publica su tercer poemario, El blat del temps, que contiene un prólogo de Maria Àngels Anglada. En 1990 publica otro poemario, Foc a les mans, con prólogo de Maria Mercé Marçal.

Este mismo año, 1990, Montserrat Abelló se encarga de coordinar el espacio de poesía de la IV Feria Internacional del Libro Feminista, en Barcelona. Dos años más tarde, en el marco del Congreso Mundial del PEN, traduce al inglés y al catalán los trabajos de todos los participantes en el Festival de Poesía y en el recital Paraula de Dona. 

En 1995 publica los poemarios L'arrel de l'aigua y Són màscares que m'emprovo... En 1998 recibe la Cruz de Sant Jordi de la Generalitat de Catalunya por su labor como traductora, y este mismo año publica el poemario Dins l'esfera del Temps, que obtiene el Premio de la Crítica Serra d'Or de Poesía de 1999. Considerada como una de las poetisas más relevantes del momento, a finales del siglo XX su obra se incluye en numerosas antologías poéticas, entre otras: Cartografies del desig (1998), Paisatge emergent: trenta poetes catalanes del segle XX (1999), Contemporànies, Antologia de poetes dels Països Catalans (1999) y Memòria de l'aigua (1999).


En 2002, la editorial Proa reúne su obra poética en un único volumen, Al cor de les paraules (1963-2002), galardonado con los premios Cavall Verd-Josep Maria Llompart de Poesía, Cadaqués a Quima Jaume de reconocimiento a la creación poética, y Letra de Oro de Poesía. También recibe el premio Cavall Verd-Rafel Jaume de traducción poética en 2007 por la traducción de la antología de Sylvia Plath Sóc vertical. Obra poètica 1960-1963 (2006). En 2008 es galardonada con el Premio Jaume Fuster de los Escritores en Lengua Catalana, el Premio de Honor de las Letras Catalanas y el Premio Nacional de Cultura. Fue socia de honor de la Asociación de Escritores en Lengua Catalana.

Montserrat Abelló está considerada como una de las autoras fundamentales para la poesía y la traducción catalanas de la segunda mitad del siglo XX. Falleció el pasado 9 de septiembre de este año, 2014, en su domicilio familiar, en la ciudad de Barcelona, a la edad de 96 años, participando hasta el último momento en la vida cultural y artística catalana. Una muestra de esta vitalidad es la publicación, en este mismo año, de tres libros, entre ellos la traducción de Maria Mercè Marçal al inglés y su último libro de poemas, Més enllà del parlar concís, que presentó el pasado mes de agosto; asimismo en julio recibió el homenaje de 50 poetas en el festival Poesia des dels Balcons de Riba-roja e hizo la lectura de un poema inédito en el Día Internacional de la Poesía. 


FUENTES: 

- Wikipedia.
- Associació d'Escriptors en Llengua Catalana

Montserrat Abelló, la poetisa vista por la escritora Neus Aguado

"MONTSERRAT ABELLÓ, UNA POETISA COMPROMETIDA CON SU TIEMPO


Montserrat Abelló (Tarragona, 1918 [-Barcelona, 2014]), con esa ligereza que otorga la madurez creativa, ha tratado los grandes temas, sin que casi nos hayamos dado cuenta, su intención no era valerse de la escenografía dramática ni del canto heroico. Su poesía es una venganza contra el olvido de los hechos que nos obligan a cambiar la vida, contra los argumentos que nos obligan a llevar una existencia que no deseamos, y contra la destrucción y la muerte. Y el afán por vengar el tiempo poco propicio no le ha hecho olvidar el amor.

La poesía de Montserrat Abelló está formada por la depuración de una memoria densa y riquísima, memoria que acusa pero a la vez comprende, visión ampliada de una realidad universal, incluso visión futurista, parte de lo más íntimo y se convierte en un viaje de captación del mundo. La denuncia está implícita a través de la sucinta explicación de la experiencia de tránsito, de la experiencia transformadora así sea casi imperceptible, así sea arrasadora. Es una reflexión ontológica a través de descripciones que le dan cuerpo y vida al poema. Emplea el verso breve, preciso y sugerente, con metáforas directas casi acusadoras que cristalizan en un cuidado ritmo interno. Así los libros destilados a partir de la madurez de la autora son irrebatibles testimonios de nuestra época y a la vez se convierten en interdiálogos proyectados al futuro. Esta poesía, nutrida por el silencio, parte de una muy arraigada ética, de la que puede derivarse una ética intercultural. En este sentido, hay algo de poesía sentenciosa. Poesía que trasluce la fuerza del compromiso, y rechaza la agresión cometida en nombre de cualquier ideología, y la crueldad -que es siempre gratuita- que acontece cada día. En la poesía de Abelló se capta la posibilidad de una sabiduría que permita ser una persona completa, es decir, armónica y activa, sin eludir las responsabilidades con las que la existencia nos enfrenta diariamente. 

La poet[isa] le otorga el protagonismo a la voz "palabra" -incluso a la palabra no dicha- la que sugiere y convoca. Así convierte en elemento temático e intratextual a la palabra, con lo que consigue otorgarle una amplificada plurisignificación. Por ejemplo, en Fuego en las manos la poet[isa] todavía aspira a la "palabra perfecta" y, de este modo, en ocasiones, un verso es una única palabra a la búsqueda de un renovado significado. La palabra será el afán de la investigación poética de la autora, aunque sea para concluir impotente que la palabra exacta, la palabra limpia de connotaciones no existe. Quizá la única palabra propia es la no dicha como aventura en los últimos versos del poema "Cada día escucho inquietudes..." de El trigo del tiempo: "(...) quedan las más / densas que se adentran / y lastiman. Pero / remueven en mí / otras palabras / que no osaba decir. /¡Y éstas sí que son bien mías!" 

En el poema "Regreso" -que empieza con un alusivo: "Un estallido de abril en las venas"- del primer libro, Vida diaria, define, en un estilo y extensión que después será inusual, una trayectoria vital de exilio y consiguiente desarraigo, un sentimiento colectivo y generacional motivado por el atropello de la guerra civil. Es lo testimonial lo que una vez más salva lo que la poet[isa] deja atrás, y lo que trata de recordar. Este poema es una especie de biografía poética y de denuncia de la injusticia, nos muestra claves de la vida de la autora y es un compendio de su exilio. Uno de los poemas más descriptivos de su obra, junto con "Sed", casi un fresco de la época de la autora. 



El exilio en Londres y, fundamentalmente, en Chile marca su escritura con una necesidad de expresar lo esencial, pues la austeridad de forma y contenido son los rasgos que la caracterizan. El verso breve casi telegráfico: la palabra que sugiere y escudriña el silencio, y la soledad que, a menudo, es la única compañía para recorrer la existencia. La circunstancia de este contexto otorga a la poesía una vocación de desnudez para expresar el silencio y el miedo y, a la par, la añoranza como aprendizaje para acceder a la consumación, así dirá en unos versos de Fuego en las manos: "En la palma / la vida y también / la muerte." 

No hay vacilación ni desconfianza ni indiferencia cuando la poet[isa] comprometida con su tiempo defiende la apertura hacia un pensamiento libre y el consiguiente ejercicio de ese pensamiento libre, desde la prudencia y la reflexión, aunque con la pasión debida. Es una poesía de tono confesional, escrita a partir de la búsqueda de identidad como mujer y como persona. La lucidez con respecto a la situación de la mujer en el mundo ha llevado a la poet[isa] -buena conocedora de la poesía en lengua inglesa- a traducir al catalán poet[isa]s que han cuestionado la condición de la mujer, como son, entre otras, Sylvia Plath, Anne Sexton y Adrienne Rich. Es importante y estimulante el trabajo realizado en el campo de la traducción de poesía inglesa, especialmente porque comparte con las poet[isa]s traducidas la preocupación por el lenguaje y el deseo de trascenderlo más allá de un único significado. Abelló ha introducido en el panorama catalán a muchas y buenas poet[isa]s de expresión inglesa. De niña una estancia en Londres con su familia la llevó a familiarizarse con los nursery rhymes -breves poemas y canciones destinados a la infancia- y después al crecer con la rica poesía inglesa de todos los tiempos. De esta etapa, que ella supo cultivar al ejercer como profesora de inglés y al licenciarse en filología inglesa en la madurez, ha salido enriquecida su poesía y, por ende, sus traducciones.

Montserrat Abelló es el paradigma de que la potencia creativa no se detiene necesariamente en la senectud. Ella sigue escribiendo y traduciendo con la misma energía de hace cincuenta años."

FUENTE: ALGA Revista de Literatura nº 70 - otoño 2013

¿Cómo se veía ella misma?

"QUIÉN SOY Y POR QUÉ ESCRIBO... / MONTSERRAT ABELLÓ


Soy una mujer que ha vivido muchos años y en épocas cruciales de la historia: la proclamación de la República, el alzamiento militar, la Guerra Civil y el exilio, que compartí con mi padre, ingeniero naval, primero en Francia, después en Inglaterra y finalmente en Chile.

Conozco a mi marido, también exiliado, y nacen nuestra hija y nuestros dos hijos, el más pequeño de ellos afectado por el Síndrome de Down.

Aunque nací en Tarragona -como también mis tres hermanas y mi hermano-, y es una ciudad que amo y considero mía, he vivido muy poco; solamente cuando, de muy joven, íbamos con mis padres a casa de mis abuelos a pasar los veranos y por Navidad. Casi la mitad de mi vida la he pasado fuera de Cataluña, pero puedo decir que soy catalana hasta la médula y que toda mi familia hemos hablado siempre catalán.

Soy una persona más bien tímida, pero apasionada, y cada etapa de mi vida la he vivido intensamente y sus vicisitudes me han proporcionado vivencias y experiencias, dolorosas a veces, pero siempre enriquecedoras. ¿Por qué escribo? Diría que, primordialmente, por mi amor a las palabras. Desde siempre me ha fascinado su sonido. Mi madre me decía que de pequeña jugaba a recitar poemas que me inventaba, únicamente repitiendo las nuevas palabras que iba aprendiendo. También cuando al estudiar se me hacía pesado, buscaba poesías y las aprendía de memoria. Otra cosa que ha influido con toda seguridad en mi amor por el ritmo de las palabras es mi conocimiento del inglés, muy musical y, fonéticamente, con muchos sonidos parecidos al catalán y que, desde los seis años, después de nuestra estancia en Londres, se convirtió en mi segunda lengua. Ya de pequeña conocía los Nursery Rhymes (poemas para niños/as), y después, por supuesto, mucha poesía: Shakespeare, Keats, Shelley, Rossetti. Leer era mi pasión.

Asimismo, el tumulto de mi adolescencia y el cúmulo de acontecimientos me hicieron no pensar realmente en escribir hasta que no se estabilizara nuestra vida en Chile y entré en contacto con amigos y escritores exiliados como Joan Oliver, Domènec Guansé, Xavier Benguerel, y con otros chilenos como González Vera y Pablo Neruda. Fue entonces cuando, junto a Rafaela de Buen, también escritora, comenzamos a asistir a un taller literario y escribí algún cuento en castellano. Poco después nació nuestro tercer hijo, y el impacto provocado al conocer su diagnóstico en un tiempo en el que no había los estudios y las facilidades que, por suerte, hay ahora, me produjo la necesidad imperiosa de expresar todo lo que, como mujer, hacía tiempo que llevaba dentro. Y volví a la poesía, pero no tratando de seguir cánones establecidos como había hecho esporádicamente hasta la fecha -cosa que no me acababa de satisfacer-, sino siguiendo mi propio impulso interior, basándome en el rimo de las palabras. ¡Y en catalán! Desde entonces no he dejado de escribir poesía, y sé que ésta es mi forma de expresión. Creo que en eso me ayudó mucho la admiración que sentía por la obra de mi amiga y pintora Roser Bru. Así, cuando te sorprende un hecho, una imagen, un sentimiento y lo plasmas en una pintura o en un poema, queda fijado ahí por una necesidad vital de expresarlo, pero también abierto para que lo mire y lo lea alguien y lo haga suyo.

Al volver a Cataluña, publiqué Vida diaria gracias al entusiasmo de mi buen amigo y poeta Joan Oliver (Pere Quart). Desde entonces no he dejado de escribir y de traducir, otra de mis pasiones. Podría añadir muchas cosas: una, que aunque no publicara continuaría escribiendo, y que seguiría haciéndolo a mi manera, sin concesiones. Pero conseguir publicar es un hito importante. Y eso no hubiera sido posible sin el apoyo de la familia, de amigas y amigos y, sobre todo, de las mujeres que he conocido a través del feminismo de las poetisas y los poetas que estimo y de las actrices que han participado en la lectura de mis poemas y traducciones. Resumiendo podría decir, como digo en uno de los poemas, que escric perquè estimo la vida i, així, la faig meva moltes vegades."




FUENTE: LLETRA La literatura catalana en Internet


Algunos Poemas


EN UNA CRIBA...

En una criba
lanzo palabras.
Las más bellas
nunca podré tenerlas.
Por siempre perdidas
entre las finas mallas
de la vida.
Larga como un hilo, la aguja
de puntada áspera, insegura.
Coso esperanzas muertas
en sacos extraños, manchados,
de formas alargadas.

Vida diaria, 1963. Traducción de Neus Aguado.
DINS UN GARBELL…
Dins un garbell

llenço paraules.
Les mes belles
no podré mai haver-les.
Per sempre més perdudes
entre les fines malles
de la vida.

Llarga com un fil, l’agulla

de puntada aspra, insegura.
Cuso esperances mortes
dins sacs estranys, tacats,
de formes allargades.

Vida diària, 1963.

TIÑE DE AZUL EL TIEMPO…
Tiñe de azul el tiempo:

transfigura el sueño,
subvierte las palabras.

Haz que sus colores estallen

en el chorro de la fuente.
Que el agua humedezca los ojos.

Que su frescura helada

atempere el fuego de estas manos
que arden.

Apodérate de este deseo.

Y adéntrate en el corazón
de las palabras.

Fuego en las manos, 1990. Traducción de Neus Aguado.
TENYEIX DE BLAU EL TEMPS…
Tenyeix de blau el temps:

transfigura el somni,
transgredeix els mots.

Fes que els seus colors esclatin

al raig de la font.
Que l’aigua humitegi els ulls.

Que la seva frescor gelada

temperi el foc d’aquestes mans
que cremen.

Fes teu aquest desig.

I endinsa’t al cor
de les paraules.

Foc a les mans, 1990.

*********************************************************

Sovint diem
això és la fi,
cap música ja no controla
les nostres esperances.

Però hi ha ulls que no coneixem
que escruten l'horitzó,
llavis que xiuxiuegen.

Orelles que perceben,
que amatents escolten
allà al fons de la nit.

Aquesta és la força que busquem,
l'amor que aprenem a sostenir
contra el caire del temps.
                               ___________________________
A menudo decimos
esto es el fin,
ninguna música ya no controla
nuestras esperanzas.

Pero hay ojos que no conocemos
que escrutan el horizonte, 
labios que cuchichean.

Orejas que perciben, 
que atentas escuchan
allá al fondo de la noche.

Esta es la fuerza que buscamos,
el amor que aprendemos a sostener
contra el cariz del tiempo.
(De Dins l'esfera del temps, 1998)

*********************************************************
Parlen les dones,
la seva poesia
tendra i forta.

Ben pocs s'aturen
a escoltar aquestes veus,
que, trasbalsades,
un nou llenguatge diuen
nascut al fons dels segles.
                              ___________________________
Hablan las mujeres,
su poesía
tierna y fuerte.

Bien pocos se paran
a escuchar estas voces,
que, trastornadas,
un nuevo lenguaje dicen
nacido al fondo de los siglos.

(De Dins l'esfera del temps, 1998)

*********************************************************
VISC I TORNO...

Visc i torno
a reviure
cada poema,
cada paraula.
Estimo tant
la vida
que la faig meva
moltes vegades.
                               ___________________________

VIVO Y VUELVO...

Vivo y vuelvo
a revivir
cada poema,
cada palabra.
Estimo tanto
la vida
que la hago mía
muchas veces.

(D'El blat del temps, 1986).

*********************************************************

Plantar sobre la terra
els peus. Ja no tenir
por. Sentir com puja
la saba, amunt, amunt.
Crèixer com un arbre.
A la seva ombra
aixoplugat algú que
també se senti sol, sola
com tu, com jo.

                               ___________________________

Plantar sobre la tierra
los pies. Ya no tener
miedo. Sentir como sube 
la savia, arriba, arriba.
Crecer como un árbol.
A su sombra
guarecer alguien que
también se sienta solo, sola
como tú, como yo.

(D'El blat del temps, 1986)

*********************************************************

Al jardí plou.
L'herba és dreta:
petites agulles erectes,
antenes de la terra,
esponja negra.

I jo romanc callada, 
profundament retreta,
amb els fils invisibles
de tot de vides tendres entre mans.

Dona, necessària com la pedra,
sempre endinsada en la terra!

                              ___________________________

En el jardín llueve.
La hierba es derecha:
pequeñas agujas"erectas",
antenas de la tierra,
esponja negra.

Y yo permanezco callada,
profundamente reprochada,
con los hilos invisibles
de todo de vidas tiernas entre manos.

¡Mujer, necesaria como la piedra,
siempre adentrada en la tierra!

(De Vida diària, 1963)

*********************************************************