Google+ ranktrackr.net

jueves, 16 de octubre de 2014

Cinco mujeres yazidíes huyen del horror del Estado Islámico

16/10/2014
Francisco Carrión. El Mundo


Fuentes kurdas han explicado este miércoles a Efe que cinco mujeres han conseguido huir del centro de detención donde se encontraban y, después de caminar durante dos noches, alcanzar las montañas de Sinyar, donde -según las autoridades del Kurdistán- permanecen alrededor de 10.000 personas desde que la ofensiva del pasado agosto obligara a varios cientos de miles de yazidíes a abandonar hogares y emprender un dramático éxodo.

El portal de noticias kurdos Basnews informó la pasada semana de que, al menos, seis mujeres yazidíes habían escapado de una cárcel de Mosul, la segunda ciudad de Irak, y logrado llegar a un lugar seguro sin precisar más detalles. Según el Comité Independiente de Derechos Humanos del Kurdistán, más de 2.000 mujeres yazidíes se hallan en manos del IS (Estado Islámico, por sus siglas en inglés).

La organización yihadista reconoce en el último número de su revista en inglés "Dabiq" que ha esclavizado a mujeres y niños de la minoría yazidí, seguidores de una religión vinculada con el zoroastrismo que mezcla elementos de antiguas creencias mesopotámicas con la fe cristiana y musulmana. Según la publicación, tras capturar sus aldeas "las mujeres y niños yazidíes fueron divididos conforme a la 'sharia' (ley islámica) entre los combatientes del Estado Islámico que particparon en las operaciones de Sinyar".

El IS presume de haber llevado a cabo una esclavización "a gran escala" y explica que las rehenes son ahora vendidas por los militantes en los confines del califato. Madres e hijos -agrega la revista- han abrazado el islam y lo practican "con sinceridad tras abandonar la oscuridad de la idolatría". Según datos de la Misión de la ONU en Irak publicados el mes pasado, al menos 2.250 mujeres y niños permanecen secuestrados en prisiones y viviendas de Mosul, Tal Afar y otros enclaves gobernados por el IS.

Como denunciaron activistas a EL MUNDO en septiembre, las esclavas son vendidas al mejor postor en las ciudades iraquíes bajo control del IS u obligadas a desposarse con los "muyahidines" (guerreros santos). "Entre los compradores hay hombres llegados de algunos países del golfo Pérsico. Los precios oscilan entre los 150 y 250 dólares dependiendo de su belleza", señaló a este diario Ziya Petro, director del Comité Independiente de Derechos Humanos del Kurdistán, una de las organizaciones que sigue de cerca el drama. La ONG pidió a empresarios y personas pudientes de Mosul que compraran a las mujeres para facilitar su liberación.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos también alertó el pasado mes que algunas de las rehenes habían sido trasladadas al país vecino. El IS -que ha impuesto su ley en amplias zonas de Siria e Irak diluyendo la frontera entre ambos estados- ha repartido a 300 mujeres yazidíes entre su legión de militantes, llegada de lugares tan dispares como Estados Unidos, Francia o la región rusa de Chechenia.

Según el citado observatorio, algunos barbudos optaron por vender a las "sabaya" (el término usado por el IS para referirse a "las mujeres hechas prisioneras durante la guerra contra los infieles") a otros colegas por hasta 1.000 dólares con propósitos nupciales. La organización documentó 27 casos de compra de féminas en el norte de Aleppo y las ciudades de Hasaka y Raqqa, el cuartel general del califato.


FUENTE: e-mujeres.net