Google+ ranktrackr.net

lunes, 26 de enero de 2015

Un informe revela que la brecha de género en Internet daña la economía mundial.

En el mundo en desarrollo, se calcula que es un 25 por ciento menos probable que las mujeres estén en línea comparado con los hombres.
Washington- La brecha de género en Internet afecta a la economía mundial, así como a millones de mujeres en todo el mundo, según indica un estudio innovador recientemente publicado.

Proporcionar acceso a Internet a 600 millones de mujeres más en los próximos tres años causará un aumento que se calcula entre 13.000 millones y 18.000 millones de dólares en el producto interno bruto (PIB) en 144 países en desarrollo, de acuerdo con el informe titulado Women and the Web (La mujer y la red).

El informe es resultado de estudios patrocinados por Intel Corporation, un fabricante multinacional estadounidense de chips semiconductores; Dalberg, una firma consultora de gestión especializada en desarrollo mundial y GlobeScan, una consultora de investigación de opinión pública que opera en más de 70 países. World Pulse, una red de medios de comunicación sin fines de lucro que trabaja con mujeres de 190 países, también contribuyó al estudio.

Según el informe, es un 25 por ciento menos probable que las mujeres estén en línea comparado con los hombres. "Para las mujeres en países en desarrollo, Internet puede ser la puerta de entrada a beneficios tangibles, tales como oportunidades de empleo y educación, así como a beneficios menos tangibles tales como el adquirir confianza, autoestima y empoderamiento", indica el informe.

¿Qué es lo que se interpone entre las mujeres e Internet?

Una gran barrera es el analfabetismo, según el informe. En todos los países en desarrollo, aproximadamente el 25 por ciento de las mujeres son analfabetas, en comparación con el 14 por ciento de los hombres.

En algunos países, las normas culturales consideran que el uso de Internet es "inapropiado" para las mujeres, afirma el informe.

Muchas mujeres simplemente no saben qué es Internet o cómo puede beneficiar a sus vidas. Otras nunca han aprendido cómo usarlo, según el informe.

"Las mujeres no están intrínsecamente menos interesadas que los hombres en la tecnología", el informe dice, "y como muestran los análisis, la denominada tecnofobia es en gran medida un reflejo de desigualdades de género en educación, empleo e ingresos".

Sin embargo, el informe también encontró que mientras más prolongado sea el tiempo que una mujer use Internet, más probable es que participe en actividades en línea que produzcan beneficios tangibles.

"Las mujeres con más de cinco años de experiencia en línea tienen dos veces más probabilidades de buscar información sobre servicios financieros y banca, o relacionados con su fuente de ingresos que las mujeres que hayan empezado a usar Internet en el último año. También tienen un 50 por ciento más de probabilidades de comprar cosas en línea", indica el informe.

El informe se presentó el 10 de enero en el Foro Internacional sobre la Mujer, tecnologías de información y comunicación, y Desarrollo (WICTAD), un foro de dos días de duración coauspiciado por la Oficina de Asuntos Mundiales de la Mujer del Departamento de Estado de Estados Unidos y ONU Mujeres en el Instituto de Educación Internacional en Washington. El foro reunió a representantes de la sociedad civil, académicos y académicas, gobierno, sector privado y las Naciones Unidas para evaluar las implicaciones sociales, económicas y políticas de la brecha de género en el acceso a Internet.

El acceso a la Internet es el "gran nivelador" del siglo XXI, de acuerdo con Melanne Verveer, embajadora en misión especial para Asuntos Mundiales de la Mujer del Departamento de Estado de Estados Unidos. "Si no cerramos las brechas existentes, también fallaremos en muchos otros aspectos", expresó en el foro. 

Para ayudar a cerrar esas brechas, Verveer dijo que el Departamento de Estado de Estados Unidos ha lanzado varias iniciativas destinadas a mujeres y jóvenes. 

Por ejemplo, mWomen trabaja para proporcionarles a más mujeres acceso a tecnología móvil. Incluso mujeres que son empresarias en el nivel más bajo de actividad económica, según Verveer, pueden utilizar tecnología simple como teléfonos móviles para vigilar informes climatológicos que afectan a su trabajo en agricultura y para hacer seguimiento de los mercados para sus productos.

TechWomen y TechGirls, comentó Verveer, trae a mujeres y jóvenes empresarias a Estados Unidos para ampliar sus conocimientos sobre tecnología y negocios así como para aprender maneras de quizá aplicar nuevas habilidades en sus países. 

Lea el informe completo (en inglés) disponible en el sitio web de Intel Corporation.


FUENTE: IIP DIGITAL