Google+ ranktrackr.net

martes, 27 de enero de 2015

La industria cinematográfica mundial perpetúa la discriminación contra las mujeres

El Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios, ONU Mujeres y la Fundación Rockefeller presentan el primer estudio internacional sobre imágenes de género en películas del mundo entero. Estudio realizado por la Dra. Stacy L. Smith, Marc Choueiti y la Dra. Katherine Pieper de la Iniciativa de Medios, Diversidad y Cambio Social de la Escuela de Comunicación y Periodismo Annenberg, Universidad del Sur de California.


(NUEVA YORK) El primer estudio mundial sobre personajes femeninos en películas populares revela una discriminación profundamente arraigada y unos estereotipos generalizados de las mujeres y las jóvenes por parte de la industria cinematográfica internacional. El estudio fue encargado por el Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios, con el apoyo de ONU Mujeres y la Fundación Rockefeller, y fue llevado a cabo por la Dra. Stacy L. Smith y su equipo de investigación de la Escuela de Comunicación y Periodismo Annenberg de la Universidad del Sur de California.

La investigación analiza películas populares de los países y territorios más lucrativos internacionalmente, entre ellos, Australia, Brasil, China, Francia, Alemania, India, Japón, Rusia, Corea del Sur, Estados Unidos y Reino Unido, así como colaboraciones británico-estadounidenses.


Pese a que las mujeres representan la mitad de la población mundial, menos de una tercera parte de los personajes con líneas de diálogo en las películas son mujeres. Menos de una cuarta parte de la fuerza laboral ficticia que aparece en pantalla son mujeres (22,5 por ciento). Por lo general, cuando se contrata a mujeres, éstas no personifican puestos influyentes. Las mujeres representan menos del 15 por ciento de los ejecutivos de negocios, figuras políticas o empleados en puestos de ciencia, tecnología, ingeniería y/o matemáticas.

"La realidad es que las mujeres tienen una representación significativamente menor prácticamente en todos los sectores de la sociedad y en todo el mundo, no solamente en la pantalla, aunque en la mayor parte de casos simplemente no somos conscientes del alcance. Por otra parte, las imágenes de los medios de comunicación ejercen una gran influencia a la hora de crear y perpetuar nuestros prejuicios inconscientes", afirmó Geena Davis, Fundadora y Presidenta del Instituto Geena Davis sobre Género en los Medios. 

"Sin embargo, estas imágenes también pueden repercutir muy positivamente en nuestras percepciones. En el tiempo necesario para hacer una película, podemos configurar el futuro de otra manera. La cifra de mujeres que son directoras ejecutivas en el mundo es terriblemente baja, pero puede haber un gran número de ellas en las películas. ¿Cómo podemos animar a muchas más niñas a que elijan carreras de ciencia, tecnología e ingeniería? Pues escogiendo en las películas a muchas mujeres para puestos en estos ámbitos así como en la política, el derecho y otras profesiones", agregó.

Asimismo, los estereotipos marginan a las mujeres en los puestos profesionales de prestigio. Los personajes masculinos predominan sobre los personajes femeninos cuando se trata de fiscales y jueces (13 frente a 1), profesores (16 frente a 1) y médicos (5 frente a 1). Por el contrario, la balanza se inclina a favor de las mujeres cuando se trata de la hipersexualización. En comparación con los jóvenes y los hombres, las jóvenes y las mujeres tienen el doble de posibilidades de aparecer vestidas con ropas sugestivas, parcialmente desnudas o delgadas. 

"Las mujeres aportan a la sociedad algo más que sólo su apariencia", afirmó la Dra. Stacy L. Smith, investigadora principal. "Estos resultados reflejan que, a nivel mundial, el problema de valorar a las jóvenes y las mujeres va más allá de su representación en las películas. Tenemos un problema como humanidad". 

Si bien el informe muestra como las actitudes discriminatorias que afectan a las mujeres y las jóvenes se reflejan en películas de todo el mundo, también señala varias diferencias significativas entre países. Los países más avanzados (Reino Unido, Brasil, Corea del Sur) cuentan con personajes femeninos en un rango del 38 al 35,9 por ciento de los papeles con líneas de diálogo en pantalla. Las colaboraciones británico-estadounidenses y las películas indias ocupan las últimas posiciones, con cifras del 23,6 por ciento y el 24,9 por ciento de mujeres respectivamente. En la mitad de las películas surcoreanas aparecían mujeres protagonistas o coprotagonistas, al igual que en el 40 por ciento de las películas analizadas procedentes de China, Japón y Australia.

"Hace 20 años, 189 gobiernos aprobaron la Plataforma de Acción de Beijing, la hoja de ruta internacional a favor de la igualdad de género, que instaba a los medios de comunicación a evitar descripciones estereotipadas y degradantes de las mujeres. Dos décadas después, este estudio es un signo de alerta sobre el largo camino que todavía debe recorrer la industria cinematográfica mundial", afirmó la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka.

"Con su gran influencia a la hora de modelar las percepciones de grandes públicos, los medios de comunicación son un factor determinante en la agenda por la igualdad de género. Y con la influencia viene la responsabilidad. Este sector no puede permitirse esperar otros 20 años para tomar las decisiones correctas", añadió.

Entre las películas analizadas, las mujeres constituían casi uno de cada cuatro cineastas tras las cámaras (directores, guionistas, productores). No obstante, cuando las películas contaban con una directora o guionista, la cantidad de personajes femeninos en pantalla aumentaba significativamente. Un remedio obvio para solucionar la disparidad de género en pantalla es contratar a más mujeres cineastas. Otro enfoque es instar a las y los ejecutivos cinematográficos a obrar con mayor sensibilidad frente al desequilibrio de género y los estereotipos en pantalla.

"Las pruebas son todavía más claras ahora, cuando lo que vemos en pantalla refleja fielmente las realidades que viven las mujeres fuera de la pantalla", afirmó Sundaa Bridgett-Jones, Directora Asociada de la Fundación Rockefeller. "Con miras al futuro, la Fundación Rockefeller está comprometida con ampliar las oportunidades para que la prosperidad incluya cada vez a más personas. Para conseguirlo, debemos superar estereotipos obsoletos que limitan a las mujeres y los hombres a la hora de realizar su pleno potencial humano".

  • Entre los resultados clave del estudio, se incluyen los siguientes:
  • Únicamente el 30,9 por ciento de los personajes con líneas de diálogo son mujeres.
  • Hay varios países que están por encima de la norma mundial: Reino Unido (37,9 por ciento), Brasil (37,1 por ciento) y Corea del Sur (35,9 por ciento). Sin embargo, estos porcentajes son muy inferiores a las cifras de población del 50 por ciento. Hay dos ejemplos por debajo de la media: en las películas coproducidas por el Reino Unido y Estados Unidos (23,6 por ciento) y las películas indias (24,9 por ciento) los personajes femeninos representan menos de una cuarta parte de todos los papeles con líneas de diálogo. 
  • Faltan mujeres en las películas de acción y aventuras. Únicamente el 23 por ciento de los personajes con líneas de diálogo en este género son femeninos.
  • De un total de 1.452 cineastas de los que se conoce el género, el 20,5 por ciento son mujeres y el 79,5 por ciento son hombres. Las mujeres constituyeron el 7 por ciento de los directores, el 19,7 por ciento de los guionistas, y el 22,7 por ciento de los productores de la muestra estudiada.
  • Las películas con una directora o una guionista tenían un número significativamente más alto de niñas y mujeres en pantalla en comparación con las películas en las que no había directora o guionista.
  • La sexualización es la norma para los personajes femeninos en todo el mundo: las jóvenes y las mujeres tienen el doble de posibilidades, frente a los jóvenes y los hombres, de aparecer en ropa sexualmente sugestiva, desnudas parcial o íntegramente, y delgadas; y tienen cinco veces más posibilidades de que se haga referencia a ellas como personas atractivas. Las películas para públicos más jóvenes son menos propensas a sexualizar a las mujeres que las películas para públicos de más edad.
  • Las adolescentes (de 13 a 20 años de edad) tienen la misma probabilidad de aparecer sexualizadas que las jóvenes adultas (de 21 a 39 años de edad).
  • Los personajes femeninos únicamente constituyen el 22,5 por ciento de la fuerza laboral de las películas a nivel mundial frente a los personajes masculinos, con una cifra del 77,5 por ciento.
  • En los puestos de liderazgo predominan los hombres; únicamente el 13,9 por ciento de los ejecutivos y sólo el 9,5 por ciento de los políticos de alto nivel son mujeres.
  • Entre las profesiones de prestigio, los personajes masculinos superan a los femeninos en fiscales y jueces (13 frente a 1), profesores (16 frente a 1), profesionales médicos (5 frente a 1), y en ámbitos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (7 frente a 1).
Se puede descargar el informe completo aquí.


FUENTE: ONU Mujeres